YO TAMBIÉN SUFRÍ JET LAG

¡Muy buenas viajer@s! Hoy, mientras me pegaba el madrugón padre como todos los días, he recordado la sensación tan extraña que dejó en mi cuerpo el jet lag, haciendo que me despertara a las 5:00 AM, ¡más fresco que una lechuga!

Ahora, esto es un inconveniente más que una ventaja, ya que a estas horas tan altas de la madrugada no hay nada abierto (a no ser que te levantes con ganas de juerga y te vayas a desayunar un par de copas). En definitiva, es algo a evitar si nos es posible y si queremos ir a destinos lejanos y exóticos (o no tanto), y que inevitablemente nos tendremos que enfrentar a este atroz enemigo del viajero.

Por ello, hoy me he dedicado a enumerar una lista de consejos que a lo mejor os resultarán prácticos para vuestros viajes transatlánticos, aunque como quien dice, que para gustos, los colores:

  1. Comer ligero y mantenerte bien hidratado durante todo el viaje.
  2. Ajustar el reloj y el horario a la zona de destino una vez dentro del avión (antes de que este despegue, al principio del viaje).
  3. Hacer deporte el día anterior al viaje, para generar mayor cansancio físico a tu cuerpo.
  4. Duerme en el avión. Pero esto a veces puede ser complicado debido a que dependemos de las horas de sueño que hayamos tenido durante la noche anterior al vuelo.
  5. Si quieres dormir como un lirón en el avión, os cuento el consejo más arriesgado: no pegar ojo en la noche anterior al viaje, o dormir el mínimo número de horas posibles.

¿Queréis saber por qué es tan arriesgado el último de todos los consejos? Porque yo lo seguí a pies juntillas, y resulta que al final me dormí 3 horas… y casi duermo más. Si no hubiera contado con la maravillosa intervención de mi padre (gracias papá, hay cosas que no están pagadas), seguramente habría perdido el avión que más tarde me dejaría en mi destino (¡y casi me lo pierdo!). Así que si sois valientes y seguís este último consejo que os doy, no me hago responsable, pero tener ojo con el despertador porque a mí me sonó, pero ni me enteré.

Embarque al anochecer (vía Pexels)

Espero que os lo paséis tan bien leyendo este post, como me lo he pasado yo al recordar que necesito más horas de sueño que un koala para estar bien despierto. ¿Y vosotros conocéis algún consejo más? ¡Contadme vuestras experiencias con el jet lag aquí abajo! ¡Un saludo y hasta la próxima amig@s!

Publicado en Consejos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

VIAJE A NUEVA YORK: MIDTOWN

¡Seguimos compañer@s! Esta vez contaremos todo lo que nos sucedió entre las calles 14st y 59st: en definitiva, en el “Midtown” de Manhattan. Todo lo que se comprende entre estas calles, como el Empire State, Times Square y miles de lugares más conforman el corazón de esta ciudad tan asombrosa. Cuando paseas por sus calles, realmente te sientes de película, y nunca mejor dicho: debido a la cantidad de filmes que hemos visto, todo te resulta conocido o familiar, ¡aunque no hayas estado nunca antes en Nueva York!

Comenzaré diciendo que bajamos del autobús habiendo pasado el Muro del norte en Juego de Tronos… ¡Qué frío hacía, no sentía ni las manos! En realidad, aterrizamos en la estación Grand Central Terminal (y yo me dejé los guantes en casa. Si no lo he dicho antes, la memoria no es lo mío) y nos dirigimos directamente al hotel. Una vez instalados comenzamos a explorar las cercanías de nuestro alojamiento, situado en la 31st. Al ser invierno, anochecía súper pronto, pero aquella noche vi por qué llaman a Nueva York la ciudad de las luces. Al fondo de la Avenida de Broadway , a la altura de la 42st, siempre esta iluminado, como si el mismo sol hubiera dejado un poco de su energía para este espacio tan reducido. Se trata de Times Square, la primera parada de nuestro viaje, no podéis imaginar el contraste tan brutal de luces y gentes existe en el lugar ¡Es francamente genial! Parece que entras en un videoclip de Alan Walker en directo.

¡Un poco más arriba, está el mejor restaurante al que he podido ir en Nueva York, al menos el más original! Se trata del Ellen’s Stardust Diner. Aquí probarás una especie de patatas fritas que están buenísimas, la típica hamburguesa estadounidense y para redondear la situación… ¡los camareros cantan! Ambientado en los años 50, el rollo que tienen es súper entretenido y original, es relativamente caro (dos personas alrededor de unos 60$) pero os aseguro que por el espectáculo merece la pena.

P1040966

Empire State Building desde el observatorio Top of the Rock (vía Jesús Sánchez)

Tras una buena comida y un rato de diversión, tocaba subir a un rascacielos: esta vez era el observatorio “Top of the Rock” y aunque seguro que ya os lo imaginábais… ¡Vaya vistas! Increíble la ciudad vista desde lo alto. Una fina capa de humo se cernía sobre sus calles, dotando al paisaje de un tono fantasmal bajo la luz diurna. Todos los rascacielos acristalados, enormes, devolvían los destellos del sol como si de guiños de ojos gigantes se tratasen. Eso sí, ¡corría un viento del norte que te dejaba en el sitio si te descuidabas!

P1040910

Edificio Flatiron desde el Empire State (vía Jesús Sánchez)

También estuvimos en el Empire State, y es otra de las atracciones de la ciudad que merece la pena visitar. Este es el rascacielos más antiguo y emblemático de la ciudad. Uno de los edificios más representativos del movimiento Art Déco, desde el 1931 que se terminó de construir, hasta el 1972, fue el edificio más alto de Nueva York, con sus 443 metros de altura.

Vi un partido de los New York Knicks contra los Milwaukee Bucks en el Madison Square Garden; este partido tuvo muchas acciones claves que han sucedido esta temporada en la liga de baloncesto estadounidense.

P1050086
Knicks – Bucks (vía Jesús Sánchez)

Lo detallaré en otro post seguramente, pero lo importante es esto: cumplí un sueño que tuve desde pequeño, que era cruzar el charco para ir a los Estados Unidos y ver un partido de la NBA. Solo os puedo adelantar que el ambientazo es increíble, para todo aquel que le guste el baloncesto es una experiencia única, y para el que no, le encantará el espectáculo que se monta.

A todo esto, cada vez que teníamos demasiado frío en el cuerpo hacíamos una parada en cualquier Starbucks a tomar un café macchiato o un buen chocolate caliente, que como se suele decir aquí en España, ¡pegas una patada a un canto y salen cuatro cafeterías de estas! ¡Había uno en cada esquina! (y el WI-FI les funciona francamente bien).

En definitiva, he de añadir que mi parte favorita de la ciudad fue esta. Tiene un contexto inigualable. El Midtown es la zona más histórica de Manhattan, y por tanto, de toda Nueva York. El ambiente me recordó mucho a la típica peli neoyorquina de los 50… un invierno duro, alcantarillas de las que salían bocanadas de humo, gente refugiándose en pubs acompañados de luces tenues, donde suena de fondo el jazz y el blues.

Publicado en América, Lugares, Mis viajes, Viajes | Etiquetado , , , | Deja un comentario

VIAJE A NEW YORK: UPPER MANHATTAN

¡Por fin! ¡Hola viajer@s, hoy os traemos la última experiencia viajera que hemos vivido en nuestro pellejo: nuestro viaje a New York! ¡Y qué bien suena, eh! Comenzaremos por contar que ha sido un viaje de seis días en la ciudad que nunca duerme, o la ciudad de las mil culturas, o como realmente prefiráis llamarla vosotros mismos. Como hemos visto un montón de cosas, dividiremos el viaje acorde a tres zonas de Manhattan: upper Manhattan, midtown Manhattan y lower Manhattan, enumeradas de norte a sur respectivamente.

Tengo que hacer un inciso: si tu apellido es “Sánchez” (gracias, papá), descuida, “que tu apellido es muy común”; te van a retener un rato, con el objetivo de meterte en otra base de datos (a saber a qué servicios de inteligencia van a parar tus datos) para ficharte, por si acaso. Me vieron cara de liante, os lo digo yo ¡ay, mi madre! Al menos tenían puesto en la sala de espera el Chelsea – Everton…

Bien, a parte de anécdotas varias, hoy os contaré acerca de la parte más norte de la ciudad, conocida por el nombre de upper Manhattan o uptown (a partir de ahora esta zona la llamaré así). Es la parte menos turística de New York y abarca desde la 59st hasta la 155st. La zona está conformada por Harlem, Central Park y sus alrededores. Lo más característico a visitar son una misa góspel, el Museo de Historia de la Ciencia (seguro que os suena más como el museo donde se rodó “Noche en el Museo”) y, por supuesto, dar una vuelta en el Central Park (¡y si tienes tiempo visita su zoo!). A mi solo me dio tiempo a hacer dos de estas tres cosas: visitar el museo y el Central Park; me hubiera encantado ver una misa góspel, pero al final por pitos y flautas no se pudo dar la ocasión.

Evolución de los caballos (Museo de Historia Natural)

Pero vamos al grano, en esta zona de la ciudad solo estuvimos un día, en primer lugar para visitar la Gran Manzana Verde, dando un paseo por el parque que conocemos todos a través de tantas películas (y casos en la serie de Castle, el escritor, o CSI en Nueva York y podría seguir, pero me da un poco de palo…).

Central Park es espectacular, sobre todo respecto al contraste que conforman los edificios a su alrededor con el propio parque, con unos árboles enormes y ardillas por todas partes. Además, los paseos en carroza son muy comunes, como los “runners” o deportistas ¡y eso que hacía un frío que helaba los huesos! Imaginaos que a las 17:00 de la tarde hacían -2ºC bajo cero, y a las 00:00 ya ni os cuento. Los lagos estaban congelados, y el espectáculo era asombroso, lástima que el día estuviera nublado, pero lo disfrutamos muchísimo.

Parada en el Starbucks (vía Jesús Sánchez)

Tras un largo paseo desde la 30st, que era donde se ubicaba nuestro hotel (pasando por el parque y un Starbucks para entrar en calor con un buen chocolate por unos 3-4$, por supuesto) llegamos al gran Museo de la Historia de la Ciencia, que sorprende mucho más por dentro que por fuera.

Este edificio consta de cuatro plantas, en las cuales se resume la historia natural del ser humano, así como de la mayoría de los seres vivos. La entrada básica cuesta 23$ precio adulto. Una vez dentro, y gracias a la New York City Pass (de la cual os hablaré en otro post del blog más adelante), escogimos una experiencia que trataba de ver el mundo a través de los ojos de las aves en 3D, con gafas incluidas y todo (sin el Pass hubiera costado 28$). Es completamente en inglés (¡menos los graznidos de los pájaros, claro!).

img_0691.jpg

T-Rex en los huesos (vía Jesús Sánchez)

La parte que más nos gustó se encontraba en la cuarta planta del museo. Esto es porque allí se exponían los esqueletos o maquetas osificadas del los animales ya extintos que pasaron por la Tierra, entre ellos el mítico Tiranosaurus Rex a escala 1:1 o tamaño real, que bajo mi punto de vista era un bicho de tamaño considerable.

Tras permanecer tres horas dentro del museo, se acercó la hora de la comida y nos comenzó a entrar el hambre, ¡y qué mejor que comer una hamburguesa en New York! Nos acercamos al Shake Shack más cercano al museo, y no vayas a creer, que por tres hamburguesas, patatas fritas y refrescos nos soplaron alrededor de 35$.

Otra cosa no será, pero la única crítica que tengo contra New York es su pequeño problema de prioridades, como que las cosas más básicas, como el agua y la comida, sean extremadamente caras. A parte de esto, el resto de cosas son demasiado impresionantes; lo que resta de este día lo pasamos en las calles de la Midtown, antes volviendo sobre nuestros pasos por el Central Park. También averiguamos por qué la llaman la ciudad del consumo, y es que bajando por la 5th Ave, se reúnen las marcas más reconocidas mundialmente, y estaban llenas (o si no decidme por qué estuve más de cuarenta minutos dentro de la tienda de Victoria Secret, ¡y no era exactamente porque a mi me hiciera falta un conjunto!). Ahora, a mí me tuvieron que sacar a rastras de la NBA Store, ¡no quería salir! aunque luego vi los precios y se me pasó un poco.

Poco a poco os iré contando con más detalles cositas de la ciudad, aunque seguro que alguna cosa me dejaré en el tintero… ¡si alguna vez habéis visitado esta zona de New York, ponerlo en los comentarios y sobre todo contar vuestras experiencias! Y si aún es un destino a tachar de vuestras listas, ¡contadme que es lo que visitaríais de la Uptown! Tened un buen comienzo de semana viajer@s, ¡y de paso que os regalen un viaje a ser posible!

Manhattan por la noche (vía Jesús Sánchez)

 

 

Publicado en América, Lugares, Mis viajes, Viajes | Etiquetado , , , , | Deja un comentario