VIAJAR A ISLANDIA: DÍA 2. CÍRCULO DORADO Y CRÁTER DE KERID

El segundo día de este maravilloso viaje lo dedicamos a descubrir el famoso Círculo Dorado que se encuentra cerca de la capital islandesa, Reikiavik. Este consta de los tres siguientes elementos: el parque nacional de Þingvellir, el área geotérmica de Geysir y la enorme cascada de Gullfoss como colofón a esta excursión tan impresionante.

Amanecimos a las 08:00 AM, en el apartamento, la luz del sol se colaba entre las cortinas oscuras (si no lo he comentado antes, los nórdicos no incluyen persianas en su casa, no lo consideran tan necesario como recibir la poca luz de sol que tienen disponible) y nos esperaba un nuevo día: no había tiempo que perder. Nos tomamos un buen café acompañado de unas galletas que estaban deliciosas, ¡no me preguntéis sobre ellas porque no recuerdo el nombre, solo sé que eran de vainilla! Maldita memoria… Y enseguida nos pusimos en marcha.

  1. El parque nacional de Þingvellir es la primera parada:

    Parque nacional de Þingvellir (vía Jesús Sánchez)

    un conjunto de características geológicas únicas con una fuerte carga socio-cultural, ya que los primeros pueblos vikingos se reunían y hacían vida social en este lugar. Se encontraban entre dos paredes rocosas verticales que hacían las veces de murallas naturales que les protegían en cierto modo de ataques externos. Fue el primer parlamento oficial de toda Islandia. También se hallaba cerca la residencia de verano del primer ministro islandés. Una vez vimos este pequeño tramo histórico-social de la isla, tocaba poner rumbo a Geysir, pero no sin antes hacer constar que la carretera que lleva a este segundo destino a través de este parque nacional tiene un paisaje único y espectacular, destacando las formas rocosas, el color de la tierra y la vegetación tan característica del lugar.

  2. Como podéis imaginar, Geysir es lo que en castellano conocemos como géiser. 

    Geysir (vía Jesús Sánchez)

    El agua alrededor borbotea debido a las altas temperaturas que alcanza en el interior de la tierra, y cada diez o quince minutos estalla dejando paso a una columna de vapor y agua que asciende unos 18 – 20 metros en vertical, y esto combinado con la luz diurna nos regaló la maravillosa ilusión de formar un pequeño arcoíris durante unos segundos. Cuentan que en la antigüedad hubo un géiser cercano al actual que estallaba con tanta fuerza que la columna de agua que expulsaba llegaba hasta el cielo (evitando las exageraciones de los antiguos, unos 160 – 180 metros de alto), pero gracias a la “prodigiosa” mano del hombre, se enterró esta maravillosa leyenda que hoy ya no existe (en qué momento, señor, en qué momento se nos ocurrió tapar esta maravilla de la naturaleza). En fin, dejando a parte las burradas de los seres humanos y su manía de destrozar todo lo que toca, cogimos el coche rumbo a la última parada obligada del día.

  3. Gullfoss: la primera cascada de nuestro viaje ¡Qué nervios! Aparcamos y cuando bajamos, la humedad era palpable en el ambiente… ¿Y sabéis que es lo primero que hicimos tras aparcar? Sacar el camping gas y cocinar unas sopas, que el hambre apretaba (y teníamos que probar de cuán potente era el cacharro para resistir el frío. Como el caldo entró bien y calentó el cuerpo… (nota mental: comer a 4 grados centígrados a la intemperie hace que la sopa se enfríe en cinco segundos, cuidado), le dimos el aprobado al cachivache. Una vez terminada la pausa, nos asomamos al borde del acantilado, ¡y qué espectáculo! tres saltos daba el río, caudaloso como él solo, el último de ellos caía en una grieta sin fondo (dejadme exagerar un poquito, por favor) que se hace más profunda año tras año. El agua avanzaba brava y y con rapidez, rebosando espuma  liberando una niebla húmeda que se dibujaba en el ambiente dotando al lugar de un encanto que todo el mundo debería de conocer. Lo malo es que es una de las cascadas más visitadas por turistas así que como os imagináis está lleno de personas haciendo selfies o viendo el agua caer.

Cataratas Gullfoss (vía Jesús Sánchez)

Cuando terminamos de ver Gullfoss, ya eran las cinco de la tarde y claro, aún nos sobraban un par de horas hasta que anocheciera por completo. Mirando en el mapa, vimos que cerca de nosotros, de camino de vuelta a Reikiavik, había una catarata increíble llamada Selfoss así que decidimos ir a visitarla.

Tras 40 minutos, llegamos al lugar, que resultó ser un desastre… ¡Era un pueblo, no una catarata! ¿Cómo diablos se les ocurre poner el nombre de una catarata a un pueblo? Y sí, la catarata existe, pero en la otra punta de la isla. Epic fail.

Cráter Kerid (vía Jesús Sánchez)

Pero tranquilos, en mi equipo de viajer@s contaba con mentes maravillosas y espontáneas. Entre ellas, Nerea, buena amiga y en breves colaboradora del blog, encontró un cráter imponente a unos diez minutos de donde nos encontrábamos. El lugar se llamaba Kerið, y las vistas desde la cima eran de lo más peculiar. La tierra tenía distintos colores, entre los que más destacaban el marrón y sorprendentemente, el rojo. A pesar de la opacidad del agua, es poco profundo, pero merece la pena visitarlo. A veces, la improvisación es esencial para que los viajes sean únicos. Pagas 400Isk (3€) por persona, pero nos sorprendió gratamente.

Tras esto, y viendo que anochecería pronto, volvimos sobre nuestros pasos y regresamos al apartamento de Reikiavik, con la convicción de que esto solo era el principio de algo más grande.

 

<Día 1

 

Acerca de vchechublog

Documentalista perdido de la mano de Dios y soñador de grandes viajes con los que disfrutar en esta corta vida.
Esta entrada fue publicada en Europa, Lugares, Mis viajes, Viajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s