DÍAS CONTADOS: GLACIARES DERRETIDOS E INCENDIOS EN EL AMAZONAS

En estos días, es la primera vez que se da por muerto a un glaciar de manera oficial en nuestra era: el glaciar islandés Okjökull. En 1901 ocupaba alrededor de 38 kilómetros cuadrados, según informa la Nasa. Setenta y siete años después, en 1978, el glaciar contaba con solo 3 kilómetros cuadrados y, hoy en día, alberga menos de un kilómetro cuadrado de hielo. Lo único que nos quedará es una placa conmemorativa de ello. Mientras, en la otra punta del planeta varios incendios que parecen provocados por el ser humano arrasan el mayor pulmón verde del planeta, concretamente en la región de Amazonia. El Amazonas está siendo calcinado por intereses meramente económicos.

Que el mundo se esté muriendo no es ninguna novedad. Y que la mano del hombre es la culpable, tampoco. Aquél que lo niegue es un ciego, y no solo me refiero a la vista, sino también al corazón. Las especies se extinguen, cebamos a los animales, contaminamos el agua, explotamos campos y bosques sin responsabilidad. Apenas llueve y donde lo hace, diluvia llevándose todo por delante. Los pantanos se secan, las temperaturas suben y no dan respiro alguno.

COMBO-ICELAND-GLACIER-ENVIRONMENT-OKJOKULL-GLOBAL WARMING-CLIMAT

Muerte del glaciar Okjökull (vía Prensa)

El horizonte, de un color cián antaño, ha pasado a ser una bruma de color gris, donde se difuminan las sombras de aquello que un día fue. La toxicidad de este aire, la multiplicación del efecto invernadero… El calentamiento climático es inevitable, tan solo podemos reducir nuestro impacto, pero es irreversible el daño que se le ha hecho al planeta hasta ahora. Se debería empezar a ser más consciente de nuestros actos y sus consecuencias, y si la economía es el mayor motor del planeta, necesitamos enfocarla hacia la sostenibilidad y la ética medioambiental para intentar cambiar esta situación a la que nos enfrentamos. La desaparición de los glaciares y los polos, junto con la subida del agua será una realidad en pocos años, al igual que la desaparición de fauna y flora.

El egoísmo de nuestras generaciones es abismal e insalvable en muchas ocasiones: necesitamos cambiar el punto de mira. En Brasil, los ganaderos y otros sectores relacionados con la deforestación del mayor pulmón de oxígeno del mundo, están quemando el Amazonas. Lo realizan a través de “queimadas” , que suelen provocarse sobre todo durante el mes de agosto. Estas se han multiplicado ante la pasividad de su nuevo presidente de gobierno, Jair Bolsonaro. Este que critíca al Instituto de Investigación Espacial de Brasil (INPE) que a su vez, indica que los incendios han aumentado un 83 por ciento respecto al mismo periodo de 2018. En 2019 esta agencia estatal ha registrado 72.843 incendios, el número más alto desde que se alcanzó el anterior récord en 2013. Entre el 15 y el 20 de agosto, los satélites contabilizaron 9.500 focos de estas queimadas. Tanto es así, que estos días en Sao Paulo el cielo se oscureció a las tres de la tarde.

rio janeiro

Sao Paulo bajo el humo de los incendios provocados en el Amazonas (vía RPP)

Sin embargo, el ser humano es hipócrita: ¿cómo es posible que un edificio que representa el dogma de la fe (y lo respeto, cuidado) como la catedral de Notre-Dame recibiera 390 millones de dólares en tan solo dos días por el incendio que sufrió, y el Amazonas lleva ardiendo 17 días y no se ha recibido ninguna ayuda destacable para paliar este desastre? Tenemos un serio problema de prioridades, cuando salvamos antes a los ídolos y religiones que a nuestras fuentes principales de vida.

“Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, y el último pez atrapado, te darás cuenta que no puedes comer dinero.” – Sabiduría indoamericana

En 1990, declararon poco probable que las actividades de la humanidad afectara al planeta, hoy en 2019 es una certeza: solo queda una pregunta que hacernos, ¿hasta donde llegaremos sin poner verdaderas medidas (drásticas) que se deben de tomar? ¿Hasta cuando haremos oídos sordos a lo que la madre tierra está sufriendo? ¿Qué se os ocurre para frenar este desastre? ¿Qué opináis sobre el cambio climático, que medidas tomaríais frente a estas situaciones? Lo que está claro es que seguimos por este camino, solo os puedo anticipar una cosa: tenemos los días contados.

20190821-637020215037300866_20190821220505-382-kWqB-U464207355919JgC-992x558@LaVanguardia-Web

El incendio del Amazonas visto desde un satélite de la NASA (Vía La Vanguardia)

 

 

 

Acerca de vchechublog

Documentalista perdido de la mano de Dios y soñador de grandes viajes con los que disfrutar en esta corta vida.
Esta entrada fue publicada en América, Cajón de sastre, Europa, Lugares y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s