MARUGÁN: NOS ESTAMOS CARGANDO EL PLANETA

Hola chic@s, empezaré hablando sobre un hecho que ha cambiado mi forma de ver el entorno en el que nos movemos. Podríamos decir que un pequeño pueblo de España llamado Marugán ha abierto profundas dudas e inquietudes dentro de mí. Hoy no os traigo quizás un viaje glamuroso como NY, París o Londres. Quizás, incluso, ni lo consideréis un viaje como tal. Pero debéis saber que cada vez que atravieso la sinuosa carretera con el frondoso pinar que arropa al Puerto de los Leones, el tiempo se detiene. Me invade una sensación indescriptible, como si volviera a renacer una parte de mí. Ese contacto con la montaña y su naturaleza tan salvaje es tan solo el principio de algo mayor. Dejando atrás estos paisajes tan agrestes y comunes de la sierra madrileña, nos adentramos en la España Profunda.

Desde la N-VI, tras descender el puerto, desembocando en el precioso pueblo de San Rafael, donde sus bares y su calle principal son la principal atracción de este pueblo atrapado en el tiempo, debemos continuar nuestro camino. Pasando por la SG-V-7222, que atraviesa el pueblo de Navas de San Antonio, nos queda incorporarnos a la N-110 hacia el norte, aunque no te despistes, que el desvío hacia la SG-322 es el próximo.

Esta última carretera, estrecha y con un pavimento más que pobre nos llevará, tras Honrubio, al pueblo de Marugán.

A través de un pinar, donde se encuentra la urbanización nueva. Un poco más adelante está el pueblo y su fabuloso casco antiguo de típico pueblo castellano.

P1050628

El pinar de Marugán (Marugán, vía Jesús)

Tal vez, algunos lo llamen turismo rural o turismo ecológico, pero para mí es mucho más: la oportunidad de reencontrarme a mí mismo en el sentido más profundo, de donde vengo, lo que quiero y lo que soy. Quizás me llamen exagerado, pero es lo que servidor siente al “conectar” con un entorno tan diferente al que le rodea a menudo. Esta escapada la solemos hacer más de diez personas, y cada vez que repetimos volvemos como nuevos, como si nos hubieran cambiado la energía. Sus árboles, su noche, sus estrellas, su frío en invierno, su fresco en verano… las partidas de póker.

Pero la última vez que fuimos, hubo algo que me impactó. Marugán es el pueblo de un amigo mío, conocía un sitio muy singular al que nos llevó. Se trataba de una pequeña laguna donde los pescadores se reunían para faenar debido a la cantidad de peces del lugar, rodeado de una arboleda que se extendía hasta el horizonte de un atardecer brillante. Por desgracia, hoy no es así: debido a un proyecto urbanístico (apostaría a que se concedió durante la época de la burbuja inmobiliaria, cuando estaba en plena ebullición), el lugar a cambiado radicalmente.

De la verde y extensa arboleda, queda un claro de arena, hormigón y cemento; casas a medio hacer  distribuidas aleatoriamente alrededor de la que fuera antaño una laguna de aguas azules y peces vivos, y aquí viene lo peor: el lugar es una charca verde, forrada de plástico negro que hace las veces de impermeable, pero a los ojos de cualquier humano parece una bolsa de plástico enorme con agua dentro, y desgraciadamente, sin ningún indicio de vida en su interior (y si lo hubiera, pobre ser vivo que lo habite).

P1050681

Orilla de la laguna (Marugán, vía Jesús)

¿Cómo somos capaces de ver estas cosas y pensar que el cambio climático, la destrucción de los ecosistemas, sostenibilidad, medio ambiente y etc., es una broma de mal gusto? ¿Cómo podemos desviar la mirada del problema y no hacer nada? ¿Las empresas no se darán cuenta que el beneficio sin control desembocará en una crisis humanitaria, y lo menos preocupante sería el plano económico? Supongo que siempre habrá personas que por encima de la ética desearán su bien propio a cualquier precio, olvidándose de lo más importante: el planeta. ¿Qué pensáis vosotros? ¿Tendríais alguna idea para evitar que algo como la laguna de Marugán sucediese?

El ejemplo de Marugán es uno más de otros tantos que suceden alrededor del planeta, pero quería compartirlo con vosotros, porque al fin y al cabo, creo que por poco que sea, bueno es contarlo.

Especial agradecimiento a Miguelito, por su buen hacer y su hospitalidad, como siempre. A veces lo más pequeño es lo que te impacta más. Gracias Marugán, por abrirme los ojos.

 

 

Acerca de vchechublog

Documentalista perdido de la mano de Dios y soñador de grandes viajes con los que disfrutar en esta corta vida.
Esta entrada fue publicada en Cajón de sastre, Lugares, Mis viajes, Viajes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a MARUGÁN: NOS ESTAMOS CARGANDO EL PLANETA

  1. DosViajando dijo:

    Como no cambiemos las cosas… mal vamos 🤔

    Le gusta a 1 persona

  2. ndenerea dijo:

    Y que disfraces un finde de copas y risas de reflexión filosófica… No sé si me flipa o no. Pero lo aceptamos, venga🤔

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s