VIAJE A NUEVA YORK: MIDTOWN

¡Seguimos compañer@s! Esta vez contaremos todo lo que nos sucedió entre las calles 14st y 59st: en definitiva, en el “Midtown” de Manhattan. Todo lo que se comprende entre estas calles, como el Empire State, Times Square y miles de lugares más conforman el corazón de esta ciudad tan asombrosa. Cuando paseas por sus calles, realmente te sientes de película, y nunca mejor dicho: debido a la cantidad de filmes que hemos visto, todo te resulta conocido o familiar, ¡aunque no hayas estado nunca antes en Nueva York!

Comenzaré diciendo que bajamos del autobús habiendo pasado el Muro del norte en Juego de Tronos… ¡Qué frío hacía, no sentía ni las manos! En realidad, aterrizamos en la estación Grand Central Terminal (y yo me dejé los guantes en casa. Si no lo he dicho antes, la memoria no es lo mío) y nos dirigimos directamente al hotel. Una vez instalados comenzamos a explorar las cercanías de nuestro alojamiento, situado en la 31st. Al ser invierno, anochecía súper pronto, pero aquella noche vi por qué llaman a Nueva York la ciudad de las luces. Al fondo de la Avenida de Broadway , a la altura de la 42st, siempre esta iluminado, como si el mismo sol hubiera dejado un poco de su energía para este espacio tan reducido. Se trata de Times Square, la primera parada de nuestro viaje, no podéis imaginar el contraste tan brutal de luces y gentes existe en el lugar ¡Es francamente genial! Parece que entras en un videoclip de Alan Walker en directo.

¡Un poco más arriba, está el mejor restaurante al que he podido ir en Nueva York, al menos el más original! Se trata del Ellen’s Stardust Diner. Aquí probarás una especie de patatas fritas que están buenísimas, la típica hamburguesa estadounidense y para redondear la situación… ¡los camareros cantan! Ambientado en los años 50, el rollo que tienen es súper entretenido y original, es relativamente caro (dos personas alrededor de unos 60$) pero os aseguro que por el espectáculo merece la pena.

P1040966

Empire State Building desde el observatorio Top of the Rock (vía Jesús Sánchez)

Tras una buena comida y un rato de diversión, tocaba subir a un rascacielos: esta vez era el observatorio “Top of the Rock” y aunque seguro que ya os lo imaginábais… ¡Vaya vistas! Increíble la ciudad vista desde lo alto. Una fina capa de humo se cernía sobre sus calles, dotando al paisaje de un tono fantasmal bajo la luz diurna. Todos los rascacielos acristalados, enormes, devolvían los destellos del sol como si de guiños de ojos gigantes se tratasen. Eso sí, ¡corría un viento del norte que te dejaba en el sitio si te descuidabas!

P1040910

Edificio Flatiron desde el Empire State (vía Jesús Sánchez)

También estuvimos en el Empire State, y es otra de las atracciones de la ciudad que merece la pena visitar. Este es el rascacielos más antiguo y emblemático de la ciudad. Uno de los edificios más representativos del movimiento Art Déco, desde el 1931 que se terminó de construir, hasta el 1972, fue el edificio más alto de Nueva York, con sus 443 metros de altura.

Vi un partido de los New York Knicks contra los Milwaukee Bucks en el Madison Square Garden; este partido tuvo muchas acciones claves que han sucedido esta temporada en la liga de baloncesto estadounidense.

P1050086
Knicks – Bucks (vía Jesús Sánchez)

Lo detallaré en otro post seguramente, pero lo importante es esto: cumplí un sueño que tuve desde pequeño, que era cruzar el charco para ir a los Estados Unidos y ver un partido de la NBA. Solo os puedo adelantar que el ambientazo es increíble, para todo aquel que le guste el baloncesto es una experiencia única, y para el que no, le encantará el espectáculo que se monta.

A todo esto, cada vez que teníamos demasiado frío en el cuerpo hacíamos una parada en cualquier Starbucks a tomar un café macchiato o un buen chocolate caliente, que como se suele decir aquí en España, ¡pegas una patada a un canto y salen cuatro cafeterías de estas! ¡Había uno en cada esquina! (y el WI-FI les funciona francamente bien).

En definitiva, he de añadir que mi parte favorita de la ciudad fue esta. Tiene un contexto inigualable. El Midtown es la zona más histórica de Manhattan, y por tanto, de toda Nueva York. El ambiente me recordó mucho a la típica peli neoyorquina de los 50… un invierno duro, alcantarillas de las que salían bocanadas de humo, gente refugiándose en pubs acompañados de luces tenues, donde suena de fondo el jazz y el blues.

Acerca de vchechublog

Documentalista perdido de la mano de Dios y soñador de grandes viajes con los que disfrutar en esta corta vida.
Esta entrada fue publicada en América, Lugares, Mis viajes, Viajes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s