RAZONES PARA VIAJAR EN SEPTIEMBRE

¡Buenos días compañer@s!  He vuelto tras un parón durante los meses más calurosos del año, aunque en Madrid centro el calor apenas ha dado tregua entre sus angostas y estrechas callejuelas, ¡debe de ser que la alta temperatura achicharra las ideas!

En fin, antes de continuar con mi habitual discurso de lloros, quejas y dolores sobre lo mal que se pasa todo un verano sin vacaciones y currando como el que más en tu empresa, llega septiembre: un mes que evoca al amor o al odio, dependiendo del reloj interno vacacional que llevas dentro. En mi caso es como si se abrieran las puertas de San Pedro de golpe y me dejaran vagar por el paraíso durante varios días. Eso es, paso de la camisa a la camiseta y de los zapatos a las chanclas, y qué bien sienta.

Esta vez os voy a contar porque prefiero viajar en el mes de septiembre, cuando el tópico se resume en viajar en julio o agosto a la playa para paliar los efectos del calor infernal que sufrimos los que no tenemos cerca ni la charca del tío Bobby. Aquí van algunas de mis razones:

  1. Todavía hace calor, es posible ir a la playa o a mojarse los pies porque las corrientes de agua y la temperatura son muy agradables. En definitiva, el calor es soportable y por las noches se duerme fenomenal.
  2. Los precios para viajar se resumen en descuentos del 50% o más, por lo que más es menos, es decir, mejor hotel, comida, transporte… y todo por un precio más que asequible. ¡Échate un vistazo a todas las ofertas de última hora y olvídate de las clavadas en el chiringuito de la playa!
  3. Todos sabemos que en Agosto el trabajo se reduce a la expresión mínima y tus jefes no se encuentran en la oficina, por lo que el ambiente es más distendido y tranquilo (debéis probar a estar un día solo en la oficina).
  4. Si eres de los que los berridos de los niños (y padres) se te hacen insoportables en la playa, metro o cualquier lugar, seguro que encontrarte en una playa sin apenas turistas, de poder extender al completo tu toalla sin miedo a que un guiri o el niño de la Tomasina te la pise y te la ponga perdida de arena. Por así decir, el turismo masivo se desvanece en esta época del año.
  5. El turismo adopta un carácter cultural, es decir, se prioriza el interés por el lugar y paseos para ampliar el conocimiento sobre el lugar que visitas, y a si esto no te llama la atención (que lógicamente imagino que sí, porque a quién no le gusta), puedes seguir cenando o tomando cañas en las terrazas sin miedo al frío.
  6. También puedes coger algo de moreno, sobre todo aprovechando lo que llamamos el veranillo de San Miguel, que no es nada menos que ese repunte de calor a finales de septiembre, con el que el verano se despide de nosotros casi todos los años.
croatia-1611128_960_720.jpg

Costas de Croacia/Pixabay.com

En fin, esas son unas de las pocas razones por las que yo prefiero viajar en Septiembre, cuando la época estival ya agoniza dejando paso a los brillantes atardeceres del otoño. Contadme si vosotros sois también de viajar en septiembre o preferís el tópico y asaros de calor en la playa los meses de julio y agosto. ¡Feliz semana viajer@s!

Acerca de vchechublog

Documentalista perdido de la mano de Dios y soñador de grandes viajes con los que disfrutar en esta corta vida.
Esta entrada fue publicada en Consejos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a RAZONES PARA VIAJAR EN SEPTIEMBRE

  1. Ojalá pudiera, pero con niños y el colegio es imposible viajar en septiembre. Me como julio y agosto… Pero vivo en la costa, soy privilegiada de tener la playa a 5 minutos en coche. Así que aún podemos disfrutar del agua cristalina y de la mucha menos gente que hay en septiembre. ¡ Que disfrutes tus vacaciones!

    Le gusta a 1 persona

    • vchechublog dijo:

      Es lo único malo, ¡el cole no perdona a los pequeños! Eso sí, si vives en la costa debe de ser todo un lujo poder ir a la playa cuando te apetezca, porque la tienes a mano y en cualquier momento puedes disfrutarla en septiembre sin tanta gente, ojalá en el centro también tuviéramos playa, pero habrá que conformarse con la piscina y eso cuando no esta cerrada… ¡Intentaré disfrutar de las vacaciones en Cantabria y espero traer una nueva entrada de ello, gracias por comentar :D!

      Le gusta a 1 persona

  2. Pedro dijo:

    Estoy completamente de acuerdo contigo, Yo también le veo muchas ventajas a viajar en septiembre. De hecho pensaba hacer un viaje a Lisboa este mismo mes, aunque finalmente no ha podido ser.
    (Me alegro de que sigas con el blog dos años después. Y además me parece que cada vez escribes mejor. Ánimo)

    Le gusta a 2 personas

    • vchechublog dijo:

      Lisboa es precioso, merece muchísimo la pena, a parte de los monumentos y edificios (con ese aire antiguo), ir por el Barrio Alto para escuchar al anochecer un fado portugués en algún bar es maravilloso. Una lástima que no hayas podido ir, a ver si en otra ocasión…
      (Muchas gracias Pedro, se intenta hacer lo mejor posible, un abrazo).

      Me gusta

  3. pasaportesindestino dijo:

    Absolutamente de acuerdo. Viajé desde Chile a Europa en septiembre y fue la mejor idea, ya libre de grandes tumultos, con un poco menos de calor pero muy rico clima. Muy buena entrada ☺

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s