RUTA A LA LAGUNA GRANDE DEL PEÑALARA

Ayer tentamos a la suerte. Fuimos de ruta a la Laguna Grande del Peñalara. Llevamos una semana de lluvias y cielos grises que no se acaba nunca, sin embargo, el tiempo nos dio un respiro este sábado. Y qué mejor forma de aprovecharlo que subir al puerto de Cotos para tomarte un café mañanero, a la vera de la calidez de un buen fuego, encendido en el restaurante del lugar. 

Se trata de una ruta súper sencilla de realizar, ya que la hacen incluso familias con niños pequeños. A pesar de ello, esto las vistas no son menos asombrosas; el sendero es un verdadero disfrute para todos los sentidos.

Si tienes pensado visitar el Peñalara o alrededores, te recomiendo madrugar, ya que el parking de Cotos se pone hasta la bola y para aparcar puede llegar a ser desesperante. Si lo haces en primavera, intenta llevar calzado alto y ropa impermeable, ya que en varios sectores de la ruta el suelo del sendero coincide con riachuelos, charcos o neveros que pueden incomodarte la travesía.

IMG_0009

Vistas desde el mirador de la gitanilla (Vía Jesús)

Para llegar a la Laguna, todo lo que tendremos que hacer es tomar el camino RV-7. Partiendo desde el punto de información que ofrece la Comunidad de Madrid, el camino es sencillo: solo tendremos que seguir las indicaciones y flechas que nos señalan donde se ubica nuestro objetivo. Desde aquí, son unos 250-300 m en línea recta hasta que lleguemos al mirador de la gitanilla, donde podremos disfrutar de las primeras vistas de la ruta. A unos pocos metros más encontraremos el Cobertizo del Deposito, aquí cogeremos el camino de la derecha, que sube con unas escaleras de piedra. Os encontraréis con que el suelo empieza a humedecerse y a estar más embarrado. Todo este camino es un sendero por una ladera fantástica con unas vistas impresionantes, le conocen como el camino de la Laguna o camino del agua, que nos llevará a la Laguna Grande del Peñalara, sendero que la mitad del trayecto transcurre por la ladera de la Peña de los Quesos, se pasa cerca del nacimiento del arroyo Toril. Un pequeño detalle: la ladera chorrea agua por todos los lados de su recorrido, pronto os encontraréis con la fuente Cedrón, casi siempre está a rebosar de agua. ¡Ojo, en nuestro caso también encontramos varios neveros, que debíamos pasarlos con precaución para no resbalar en el hielo o hundirnos en la nieve! Creo que es de las rutas mejor señalizadas que he realizado hasta ahora.

IMG_0042

Vistas de la cumbre del Peñalara (vía Jesús)

A unos 2 km se puede observar una magnifica vista de la Hoya de la Laguna Grande de Peñalara, y metros más adelante a la derecha hay un pequeño puente de madera que cruza el arroyo de la Laguna, sin embargo, no lo cogeremos. Seguiremos el camino hacia una pequeña caseta de guardas que se encuentra muy cerca y a la vista. Desde la caseta cruzaremos el Circo de Peñalara, y superaremos un desnivel de 100 m, para alcanzar en 1:15-1:30 horas, la Laguna Grande de Peñalara y sus magníficas vistas.

Para volver, tú decides: por donde viniste o visitando la Laguna Chica de Peñalara. En nuestro caso el acceso de la Laguna Chica se encontraba bloqueado por la escarcha y la nieve, así que no pudimos disfrutar de esta segunda parte de la ruta. Nosotros tardamos unas 2:30-3:00 horas en realizar la ruta.

IMG_0078

Laguna Grande del Peñalara (vía Jesús)

Aún así, fuimos afortunados por que nos hizo muy buen tiempo; apenas corría el viento, el día comenzó nublado, ¡pero poco a poco aparecieron claros en el cielo que nos dejaron disfrutar de unos rayos de sol bien merecidos! Mención especial para mi compañero JM, gran fotógrafo y mejor persona.

Espero que os haya sido útil amig@s, y que podáis realizar esta travesía tan corta en cualquier escapada de fin de semana, ya que no es muy exigente y se disfruta un montón ¡Feliz puente y espero que vengáis con las pilas cargadas, viajer@s!

IMG_0111

Circo del Peñalara visto desde la Laguna Grande del Peñalara (vía Jesús)

Publicado en Europa, Lugares, Rutas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

RUTA EN LA SIERRA DE MADRID: SUBIDA A CABEZA LÍJAR

¡Muy buenas, amiguit@s viajer@s! ¿Quieres saber de un buen plan barato, sano y super entretenido? Si eres de los míos y la respuesta es que sí, ¡toca ponernos un buen calzado, porque nos vamos de ruta por la Sierra de Madrid! Hoy visitaremos la cumbre de una montaña: Cabeza Líjar.

Madrid, además de su preciosa capital, tiene a unos 50-60 km uno de los espacios más bonitos de toda España: la Sierra de Guadarrama y sus aledaños. Este parque nacional de parajes profundamente verdes, salpicados de embalses y montañas conforman un ecosistema único que no deberíamos perdérnoslo por nada del mundo, ¡y más si eres de Madrid, como yo!

A lo largo de estos tres últimos meses me ha picado el bicho del senderismo/alpinismo/paseitos hasta tal punto de que parece que me he convertido en un montañero de esos que nos atosigaban cuando jugábamos a Pokemon (¡con menos barriga, eh!). Era un mundo que no conocía mucho (ni conozco, no nos hagamos los interesantes), pero he de decir que llegar a la cumbre de una montaña, peña, cerro o similares con una mochila a la espalda, tiene su gustillo. Y los paisajes. Y los atardeceres. Y la brisa suave que te acaricia allá arriba (o vendavales que te abofetean la cara, como el otro día en Cabeza Líjar, ¡donde casi me tira o echo a volar!).

Vista del embalse de La Jarosa (vía Jesús Sánchez)

En fin, comenzamos con esta rutita buena, bonita y barata que os tengo preparada y seguro que os dan ganas de hacerla alguna vez:

  • Desde el Puerto de los Leones hasta Cabeza Líjar. Esta ruta es de alrededor de 10 km entre ida y vuelta; nos llevará alrededor de 2 h. 30 min. finalizarla. Comenzamos desde el Asador del Alto de León y continuamos dirección sur, hacia las antenas de comunicación en terreno militar, a ambos lados de la senda. Una vez atravesemos esta primera zona, entraremos en un pinar que nos acompañará el resto del camino a excepción de un
    map

    Recorrido de la ruta (vía Google Maps)

    tramo a la mitad de la travesía, donde se ubica una preciosa pradera de cuyo nombre no quiero acordarme (válgame El Quijote, por dios, en realidad no supe nunca el nombre de este idílico lugar), con vistas al Valle de los Caídos y al embalse de La Jarosa. Si tenemos suerte y la contaminación o la niebla lo permiten, probablemente desde aquí podrás observar las Cuatro Torres de Madrid capital. El viento siempre arrecia en esta ruta, por lo que si vas en verano es aconsejable que tengas una sudadera a mano, y en invierno (¡uy en invierno!) mínimo lleva una camiseta térmica, un polar y un abrigo de los buenos, a no ser que seas extremadamente caluroso y puedas ir por la calle como Pedro por su casa, en paños menores. También seremos testigos a lo largo del camino de la historia de España y su Guerra Civil, ya que el monte está salpicado de búnkeres y restos de alguna que otra edificación que fueron arrasadas por este conflicto o por su caída en desuso y paso del tiempo. Es una ruta muy recomendable, sin grandes desafíos y de muy fácil acceso para cualquier edad. Los paisajes y lugares que recorreremos son maravillosos.

Vista 360ª desde la cumbre de Cabeza Líjar (vía Jesús Sánchez)

En mi opinión merece la pena desplazarse (solos o acompañados) hasta allí, disfrutar de un día de senderismo y desconectar de esta rutina tan estresante que nos atrapa a todos. Así que amig@s viajer@s, ¡espero veros pronto haciendo rutas y aprovechando lo que la Madre Naturaleza nos ofrece, que es mucho más de lo que creemos! Os deseo una buena semana y ¡hasta la próxima!

Varias ruinas en el camino (vía Jesús)

P.D.: Este es mi particular homenaje al Día de la Montaña (uno de los mayores agentes geográficos que luchan más activamente contra la contaminación del planeta) que ha sido este 11 de diciembre. 

Publicado en Europa, Lugares, Rutas | Deja un comentario

MARUGÁN: NOS ESTAMOS CARGANDO EL PLANETA

Hola chic@s, empezaré hablando sobre un hecho que ha cambiado mi forma de ver el entorno en el que nos movemos. Podríamos decir que un pequeño pueblo de España llamado Marugán ha abierto profundas dudas e inquietudes dentro de mí. Hoy no os traigo quizás un viaje glamuroso como NY, París o Londres. Quizás, incluso, ni lo consideréis un viaje como tal. Pero debéis saber que cada vez que atravieso la sinuosa carretera con el frondoso pinar que arropa al Puerto de los Leones, el tiempo se detiene. Me invade una sensación indescriptible, como si volviera a renacer una parte de mí. Ese contacto con la montaña y su naturaleza tan salvaje es tan solo el principio de algo mayor. Dejando atrás estos paisajes tan agrestes y comunes de la sierra madrileña, nos adentramos en la España Profunda.

Desde la N-VI, tras descender el puerto, desembocando en el precioso pueblo de San Rafael, donde sus bares y su calle principal son la principal atracción de este pueblo atrapado en el tiempo, debemos continuar nuestro camino. Pasando por la SG-V-7222, que atraviesa el pueblo de Navas de San Antonio, nos queda incorporarnos a la N-110 hacia el norte, aunque no te despistes, que el desvío hacia la SG-322 es el próximo.

Esta última carretera, estrecha y con un pavimento más que pobre nos llevará, tras Honrubio, al pueblo de Marugán.

A través de un pinar, donde se encuentra la urbanización nueva. Un poco más adelante está el pueblo y su fabuloso casco antiguo de típico pueblo castellano.

P1050628

El pinar de Marugán (Marugán, vía Jesús)

Tal vez, algunos lo llamen turismo rural o turismo ecológico, pero para mí es mucho más: la oportunidad de reencontrarme a mí mismo en el sentido más profundo, de donde vengo, lo que quiero y lo que soy. Quizás me llamen exagerado, pero es lo que servidor siente al “conectar” con un entorno tan diferente al que le rodea a menudo. Esta escapada la solemos hacer más de diez personas, y cada vez que repetimos volvemos como nuevos, como si nos hubieran cambiado la energía. Sus árboles, su noche, sus estrellas, su frío en invierno, su fresco en verano… las partidas de póker.

Pero la última vez que fuimos, hubo algo que me impactó. Marugán es el pueblo de un amigo mío, conocía un sitio muy singular al que nos llevó. Se trataba de una pequeña laguna donde los pescadores se reunían para faenar debido a la cantidad de peces del lugar, rodeado de una arboleda que se extendía hasta el horizonte de un atardecer brillante. Por desgracia, hoy no es así: debido a un proyecto urbanístico (apostaría a que se concedió durante la época de la burbuja inmobiliaria, cuando estaba en plena ebullición), el lugar a cambiado radicalmente.

De la verde y extensa arboleda, queda un claro de arena, hormigón y cemento; casas a medio hacer  distribuidas aleatoriamente alrededor de la que fuera antaño una laguna de aguas azules y peces vivos, y aquí viene lo peor: el lugar es una charca verde, forrada de plástico negro que hace las veces de impermeable, pero a los ojos de cualquier humano parece una bolsa de plástico enorme con agua dentro, y desgraciadamente, sin ningún indicio de vida en su interior (y si lo hubiera, pobre ser vivo que lo habite).

P1050681

Orilla de la laguna (Marugán, vía Jesús)

¿Cómo somos capaces de ver estas cosas y pensar que el cambio climático, la destrucción de los ecosistemas, sostenibilidad, medio ambiente y etc., es una broma de mal gusto? ¿Cómo podemos desviar la mirada del problema y no hacer nada? ¿Las empresas no se darán cuenta que el beneficio sin control desembocará en una crisis humanitaria, y lo menos preocupante sería el plano económico? Supongo que siempre habrá personas que por encima de la ética desearán su bien propio a cualquier precio, olvidándose de lo más importante: el planeta. ¿Qué pensáis vosotros? ¿Tendríais alguna idea para evitar que algo como la laguna de Marugán sucediese?

El ejemplo de Marugán es uno más de otros tantos que suceden alrededor del planeta, pero quería compartirlo con vosotros, porque al fin y al cabo, creo que por poco que sea, bueno es contarlo.

Especial agradecimiento a Miguelito, por su buen hacer y su hospitalidad, como siempre. A veces lo más pequeño es lo que te impacta más. Gracias Marugán, por abrirme los ojos.

 

 

Publicado en Cajón de sastre, Lugares, Mis viajes, Viajes | Etiquetado , , , | 4 comentarios