DÍAS CONTADOS: GLACIARES DERRETIDOS E INCENDIOS EN EL AMAZONAS

En estos días, es la primera vez que se da por muerto a un glaciar de manera oficial en nuestra era: el glaciar islandés Okjökull. En 1901 ocupaba alrededor de 38 kilómetros cuadrados, según informa la Nasa. Setenta y siete años después, en 1978, el glaciar contaba con solo 3 kilómetros cuadrados y, hoy en día, alberga menos de un kilómetro cuadrado de hielo. Lo único que nos quedará es una placa conmemorativa de ello. Mientras, en la otra punta del planeta varios incendios que parecen provocados por el ser humano arrasan el mayor pulmón verde del planeta, concretamente en la región de Amazonia. El Amazonas está siendo calcinado por intereses meramente económicos.

Que el mundo se esté muriendo no es ninguna novedad. Y que la mano del hombre es la culpable, tampoco. Aquél que lo niegue es un ciego, y no solo me refiero a la vista, sino también al corazón. Las especies se extinguen, cebamos a los animales, contaminamos el agua, explotamos campos y bosques sin responsabilidad. Apenas llueve y donde lo hace, diluvia llevándose todo por delante. Los pantanos se secan, las temperaturas suben y no dan respiro alguno.

COMBO-ICELAND-GLACIER-ENVIRONMENT-OKJOKULL-GLOBAL WARMING-CLIMAT

Muerte del glaciar Okjökull (vía Prensa)

El horizonte, de un color cián antaño, ha pasado a ser una bruma de color gris, donde se difuminan las sombras de aquello que un día fue. La toxicidad de este aire, la multiplicación del efecto invernadero… El calentamiento climático es inevitable, tan solo podemos reducir nuestro impacto, pero es irreversible el daño que se le ha hecho al planeta hasta ahora. Se debería empezar a ser más consciente de nuestros actos y sus consecuencias, y si la economía es el mayor motor del planeta, necesitamos enfocarla hacia la sostenibilidad y la ética medioambiental para intentar cambiar esta situación a la que nos enfrentamos. La desaparición de los glaciares y los polos, junto con la subida del agua será una realidad en pocos años, al igual que la desaparición de fauna y flora.

El egoísmo de nuestras generaciones es abismal e insalvable en muchas ocasiones: necesitamos cambiar el punto de mira. En Brasil, los ganaderos y otros sectores relacionados con la deforestación del mayor pulmón de oxígeno del mundo, están quemando el Amazonas. Lo realizan a través de “queimadas” , que suelen provocarse sobre todo durante el mes de agosto. Estas se han multiplicado ante la pasividad de su nuevo presidente de gobierno, Jair Bolsonaro. Este que critíca al Instituto de Investigación Espacial de Brasil (INPE) que a su vez, indica que los incendios han aumentado un 83 por ciento respecto al mismo periodo de 2018. En 2019 esta agencia estatal ha registrado 72.843 incendios, el número más alto desde que se alcanzó el anterior récord en 2013. Entre el 15 y el 20 de agosto, los satélites contabilizaron 9.500 focos de estas queimadas. Tanto es así, que estos días en Sao Paulo el cielo se oscureció a las tres de la tarde.

rio janeiro

Sao Paulo bajo el humo de los incendios provocados en el Amazonas (vía RPP)

Sin embargo, el ser humano es hipócrita: ¿cómo es posible que un edificio que representa el dogma de la fe (y lo respeto, cuidado) como la catedral de Notre-Dame recibiera 390 millones de dólares en tan solo dos días por el incendio que sufrió, y el Amazonas lleva ardiendo 17 días y no se ha recibido ninguna ayuda destacable para paliar este desastre? Tenemos un serio problema de prioridades, cuando salvamos antes a los ídolos y religiones que a nuestras fuentes principales de vida.

“Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, y el último pez atrapado, te darás cuenta que no puedes comer dinero.” – Sabiduría indoamericana

En 1990, declararon poco probable que las actividades de la humanidad afectara al planeta, hoy en 2019 es una certeza: solo queda una pregunta que hacernos, ¿hasta donde llegaremos sin poner verdaderas medidas (drásticas) que se deben de tomar? ¿Hasta cuando haremos oídos sordos a lo que la madre tierra está sufriendo? ¿Qué se os ocurre para frenar este desastre? ¿Qué opináis sobre el cambio climático, que medidas tomaríais frente a estas situaciones? Lo que está claro es que seguimos por este camino, solo os puedo anticipar una cosa: tenemos los días contados.

20190821-637020215037300866_20190821220505-382-kWqB-U464207355919JgC-992x558@LaVanguardia-Web

El incendio del Amazonas visto desde un satélite de la NASA (Vía La Vanguardia)

 

 

 

Publicado en América, Cajón de sastre, Europa, Lugares | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

ESCAPADA DE TRES DÍAS A DENIA

¡Muy buenas tardes amig@s! Hoy os voy a contar como de un domingo cualquiera se puede hacer un planazo, como escaparte a la mañana siguiente tres días a Dénia por todo lo alto. Un hotel con vistas y desayuno incluido, visitando Jávea en tu viaje y empapándonos de playas, calas y arena, que de vez en cuando lo necesitamos como el dormir y el desconectar.

IMG_0635

Geografía de la cala Granadella tres años más tarde del incendio de 2016 (vía Jesús Sánchez)

Tras cinco eternidades enteras sin escribir, ni pasarme siquiera por aquí, creo que ya es hora de volver a la carga.  Hay que decir que entre mi poco tiempo, grandes excusas y cierta tendencia a la vaguedad de la rutina, he desaparecido como el humo. Pero bueno, a pesar de ello, volvemos con ganas y sobre todo con las pilas súper recargadas ¡Y qué mejor que hacerlo con un viaje ideado de la noche a la mañana para quitarte la rutina de encima!

A lo que íbamos, un domingo, una búsqueda en Booking.com y una “oferta estrella del día”. A las siete horas de tomar la decisión, un viaje de cuatro horas a la costa levantina. Y sinceramente, creo que de vez en cuando, salirte del guión es encarecidamente necesario. Pero de eso hablaremos un poco más tarde, primero al turrón:

  • Día 1: Salimos a las 05:00 AM, para que no nos pillara el calorcito típico que hace los viajes insoportables en coche. Tardamos unas cinco horas avanzando por la carretera bastante tranquilos, se nota que junio en España no hay mucha gente con vacaciones. El caso es que nos presentamos en la playa de la Marineta Cassiana a media mañana. En mi opinión es una playa bastante normalita, con arena dura y oscura, y el agua tiene bastantes algas ya que se encuentra al lado del puerto y esto puede ser un motivo por el que no la recomendaría. Lo mejor que tiene es su chiringuito, el trato súper amable y un precio dentro de lo esperable. Por la tarde nos fuimos a la playa de Las Marinas para aprovechar todo el día en el agua. Esta playa es muy cómoda para familias y cuenta con muchísimo entretenimiento (redes de voley, parque de hinchables acuáticos, chiringuito incluido…); en definitiva, una playa normal, sin mucho más que añadir. Más tarde llegaríamos al hotel, y creo, sin lugar a dudas, que era extraordinario. ¡Aquí os dejo el enlace para que podáis juzgar vosotros mismos!
  • Día 2: despertamos en la habitación del pequeño hotel que pillamos con vistas al mar, esas vistas con las que te quedas embobado, contemplando como las olas rompen a la orilla de la playa, dejando que el sonido del agua envuelva tus oídos bajo la luz de un sol pleno y un cielo azul intenso por compañía. Después de desayunar como marqueses (o poco menos, porque estaba todo espectacular), el objetivo del día era visitar la Cala Granadella, que se encuentra en Jávea a unos 25 minutos, muy recomendada por la gente. Eso sí, si vas, prepárate bien y lleva unos escarpines, porque esta cala no es de arena (está compuesta por pequeñas y grandes piedras lisas, pero que no te engañen: son un arma mortífera para las sensibles plantas de tus pies, ¡así que ojo!). ¿Una palabra para definir Granadella? Impresionante.
    IMG_0605

    Cala Granadella y sus aguas color azul turquesa (vía Jesús Sánchez)

    Rodeado de dos cabos bastante escarpados y abundante vegetación, que abrigan a la playa tanto por norte como por sur, hacen de este lugar un paraje de oleaje muy tranquilo. Sus aguas transparentes de color turquesa son dignas de mención, así como asegurar que es un lugar idóneo para practicar snorkel. Parece mentira que hace unos tres años, en 2016 un incendio calcinara este paraje natural, arrasando todo lo que había a su paso. Comimos en el restaurante Sur Granadella, que también resultó ser un lugar de trato agradable y tranquilo, al lado de la misma cala. Al atardecer cayó una tormenta que nos empujó a buscar el coche y volvernos a Dénia, disfrutar de su paseo marítimo y un pedazo de helado enorme de tres bolas (inserte aquí icono amoroso) al atardecer. Por la noche paseamos alrededor del castillo de la ciudad, del cual os dejo más información por aquí.

  • Día 3: para finalizar con este viaje tan breve, hay que decir que después de darnos el desayuno padre del día anterior, repetimos de nuevo, pero con la pena de que esto se acababa ya. Recogimos rápido para aprovechar por última vez el poco tiempo que teníamos, esta vez nos fuimos a la playa de Oliva. Se trata de una extensión de arena enorme que bien puede tener alrededor de 8’5 km en su totalidad.
    IMG_0690

    Playa de Oliva (vía Jesús Sánchez)

    También nos sorprendió muchísimo, ya que al parecer en junio no está tan masificado como en el resto del verano. La gente aprovecha para andar o correr en esta maravillosa playa de arena dorada y aguas poco profundas. La soledad del lugar, sin tanta gente como puede haber el resto del verano, era de agradecer y disfrutar.

A mediodía recogimos los bártulos y nos fuimos, dando por acabado este viaje relámpago y la maravillosa desconexión que implicó a todos los efectos. ¿Y para vosotros? ¿Qué pensáis de las escapadas tan maravillosas especialistas en romper rutinas? ¿Alguna vez habéis improvisado un viaje de la noche a la mañana siguiente? ¡Si es así, contadme en los comentarios que viajes habéis hecho u os gustaría hacer así, de espontáneos por la vida! ¡Un abrazo para tod@s, y feliz verano!

 

Publicado en Europa, Lugares, Mis viajes, Viajes | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

RUTA A LA LAGUNA GRANDE DEL PEÑALARA

Ayer tentamos a la suerte. Fuimos de ruta a la Laguna Grande del Peñalara. Llevamos una semana de lluvias y cielos grises que no se acaba nunca, sin embargo, el tiempo nos dio un respiro este sábado. Y qué mejor forma de aprovecharlo que subir al puerto de Cotos para tomarte un café mañanero, a la vera de la calidez de un buen fuego, encendido en el restaurante del lugar. 

Se trata de una ruta súper sencilla de realizar, ya que la hacen incluso familias con niños pequeños. A pesar de ello, esto las vistas no son menos asombrosas; el sendero es un verdadero disfrute para todos los sentidos.

Si tienes pensado visitar el Peñalara o alrededores, te recomiendo madrugar, ya que el parking de Cotos se pone hasta la bola y para aparcar puede llegar a ser desesperante. Si lo haces en primavera, intenta llevar calzado alto y ropa impermeable, ya que en varios sectores de la ruta el suelo del sendero coincide con riachuelos, charcos o neveros que pueden incomodarte la travesía.

IMG_0009

Vistas desde el mirador de la gitanilla (Vía Jesús)

Para llegar a la Laguna, todo lo que tendremos que hacer es tomar el camino RV-7. Partiendo desde el punto de información que ofrece la Comunidad de Madrid, el camino es sencillo: solo tendremos que seguir las indicaciones y flechas que nos señalan donde se ubica nuestro objetivo. Desde aquí, son unos 250-300 m en línea recta hasta que lleguemos al mirador de la gitanilla, donde podremos disfrutar de las primeras vistas de la ruta. A unos pocos metros más encontraremos el Cobertizo del Deposito, aquí cogeremos el camino de la derecha, que sube con unas escaleras de piedra. Os encontraréis con que el suelo empieza a humedecerse y a estar más embarrado. Todo este camino es un sendero por una ladera fantástica con unas vistas impresionantes, le conocen como el camino de la Laguna o camino del agua, que nos llevará a la Laguna Grande del Peñalara, sendero que la mitad del trayecto transcurre por la ladera de la Peña de los Quesos, se pasa cerca del nacimiento del arroyo Toril. Un pequeño detalle: la ladera chorrea agua por todos los lados de su recorrido, pronto os encontraréis con la fuente Cedrón, casi siempre está a rebosar de agua. ¡Ojo, en nuestro caso también encontramos varios neveros, que debíamos pasarlos con precaución para no resbalar en el hielo o hundirnos en la nieve! Creo que es de las rutas mejor señalizadas que he realizado hasta ahora.

IMG_0042

Vistas de la cumbre del Peñalara (vía Jesús)

A unos 2 km se puede observar una magnifica vista de la Hoya de la Laguna Grande de Peñalara, y metros más adelante a la derecha hay un pequeño puente de madera que cruza el arroyo de la Laguna, sin embargo, no lo cogeremos. Seguiremos el camino hacia una pequeña caseta de guardas que se encuentra muy cerca y a la vista. Desde la caseta cruzaremos el Circo de Peñalara, y superaremos un desnivel de 100 m, para alcanzar en 1:15-1:30 horas, la Laguna Grande de Peñalara y sus magníficas vistas.

Para volver, tú decides: por donde viniste o visitando la Laguna Chica de Peñalara. En nuestro caso el acceso de la Laguna Chica se encontraba bloqueado por la escarcha y la nieve, así que no pudimos disfrutar de esta segunda parte de la ruta. Nosotros tardamos unas 2:30-3:00 horas en realizar la ruta.

IMG_0078

Laguna Grande del Peñalara (vía Jesús)

Aún así, fuimos afortunados por que nos hizo muy buen tiempo; apenas corría el viento, el día comenzó nublado, ¡pero poco a poco aparecieron claros en el cielo que nos dejaron disfrutar de unos rayos de sol bien merecidos! Mención especial para mi compañero JM, gran fotógrafo y mejor persona.

Espero que os haya sido útil amig@s, y que podáis realizar esta travesía tan corta en cualquier escapada de fin de semana, ya que no es muy exigente y se disfruta un montón ¡Feliz puente y espero que vengáis con las pilas cargadas, viajer@s!

IMG_0111

Circo del Peñalara visto desde la Laguna Grande del Peñalara (vía Jesús)

Publicado en Europa, Lugares, Rutas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario